Enrique Rojas

Enrique Rojas: ´Dios no manda cosas malas sino que permite que sucedan´

“Años contando vida y milagros al psicoanalista… Soy partidario de una terapia integral: fármacos, psicoterapia y socioterapia” Enrique Rojas

Enrique Rojas La depresión, la ansiedad, los trastornos de personalidad, la sexualidad, las crisis conyugales… No hay tema que el psiquiatra Enrique Rojas Montes (Granada, 1949) no haya tratado en sus numerosos artículos y libros de autoayuda, en el último de los cuales, ‘Vivir tu vida’ (Temas de hoy, 2013), aborda la autoestima a lo largo de las distintas etapas de la vida. El pasado lunes lo presentó en Vigo Enrique Rojas

-Vive tu vida, ¿cómo vive la suya?

-Vive tu vida es una llamada de atención para que cada cual saque el mayor partido a la suya. En mi caso, trato de exprimir como un limón los grandes argumentos de la vida: amor, trabajo, cultura y amistad. Enrique Rojas

-¿Cómo fue su juventud?

-Fui el sexto de siete, y un niño distraído, más bien introvertido, despistado, estudioso… Tuve unos padres que nos querían mucho; mi padre también era psiquiatra -uno de los primeros que estudió en Alemania- y mi madre, una mujer de gran categoría: sabía francés y alemán bien, insólito para su tiempo. Enrique Rojas

-Está casado con una hija de Fabián Estapé, también economista, ¿en su casa hablan más de economía o de psicología?

-De las dos. Estoy casado con Isabel Estapé, que es agente de Bolsa y, ahora, notario de Madrid. Estoy casado con una fuera de serie. Tengo una mujer que es demasiado para mí; yo quería una cosa más normal y me he llevado un trofeo. Enrique Rojas

-Es de esperar que hablen de cotizaciones en la mesa.

-Hablamos mucho de cómo va la Bolsa, de cómo va la economía, de la prima de riesgo; hablamos de psicología, de nuestra personalidad y, con frecuencia, mis hijas -tengo cinco hijos- me dicen ‘papá, de qué tema hablamos hoy?’. Porque me gusta tocar muchos temas, desde lo que está pasando en China o en Corea del Norte a la última película que hemos visto, el libro que estamos leyendo… Enrique Rojas

-Sus cuatro hijas son mayores.

-Tienen entre 28 y 21 años. Enrique Rojas

-Tuvo un hijo, también.

-Mi hijo Enrique, el del medio, que se cayó en la piscina de casa y se fue al cielo con dos años. Enrique Rojas

-¡Qué terrible trance!

-La gran tristeza de nuestra vida. Enrique Rojas

-¿Se recupera uno de algo así?

-Sí. Si tienes -como es nuestro caso- un sentido trascendente o espiritual de la vida, le das la vuelta al argumento: ‘Dios no manda cosas malas, sino Dios permite que las cosas sucedan’. Enrique Rojas

-¿Pertenecen al Opus Dei?

-Sí. La visión espiritual es la carta escondida en la bocamanga que te hace entender la realidad incluso cuando te es muy adversa. Enrique Rojas

-Teoriza sobre la autoestima, ¿cómo anda usted de eso?

-Tengo una autoestima adecuada, la razonable, porque a estas alturas conozco mejor mis limitaciones que mis posibilidades. No me embarco en empresas que no puedo llevar adelante, toco las teclas que toco: mis pacientes y mi campo universitario, mis libros y mis conferencias. Enrique Rojas

-Eso es mucho, tiene consulta, no para de publicar libros y artículos y, además, da clases.

-Sí, soy catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica en el centro universitario Villanueva. Enrique Rojas

-¿Es adicto al trabajo?

-Cuando eres muy ordenado el tiempo se multiplica. Soy muy trabajador pero no adicto, sé cortar y disfrutar de la vida. Enrique Rojas

-Un orden patológico, dicen.

-Tengo un orden formal -cada cosa en su sitio- y otro dinámico: si voy a Buenos Aires, llevo programado todo lo que voy a hacer. O a Miami, donde acabo de dar a mujeres siete consejos para vivir en pareja. Enrique Rojas

-¿Por ejemplo?

-Aprender a perdonar al otro: la felicidad consiste en tener salud y mala memoria; evitar discusiones innecesarias -la discusión es agotadora- y no sacar la lista de agravios del pasado. Enrique Rojas

-¿La mujer, mejor sumisa?

-No estoy de acuerdo con esa autora italiana (Cásate y sé sumisa, de Costanza Miriano). Eso es machismo. La mujer es mucho más completa que el hombre. Enrique Rojas

-¿Satisfecho con la reforma de la ley del aborto prevista?

-Sí, es fundamental. Enrique Rojas

Enrique Rojas: ´Dios no manda cosas malas sino que permite que sucedan´

“Años contando vida y milagros al psicoanalista… Soy partidario de una terapia integral: fármacos, psicoterapia y socioterapia” Enrique Rojas

Enrique Rojas La depresión, la ansiedad, los trastornos de personalidad, la sexualidad, las crisis conyugales… No hay tema que el psiquiatra Enrique Rojas Montes (Granada, 1949) no haya tratado en sus numerosos artículos y libros de autoayuda, en el último de los cuales, ‘Vivir tu vida’ (Temas de hoy, 2013), aborda la autoestima a lo largo de las distintas etapas de la vida. El pasado lunes lo presentó en Vigo Enrique Rojas

-Vive tu vida, ¿cómo vive la suya?

-Vive tu vida es una llamada de atención para que cada cual saque el mayor partido a la suya. En mi caso, trato de exprimir como un limón los grandes argumentos de la vida: amor, trabajo, cultura y amistad. Enrique Rojas

-¿Cómo fue su juventud?

-Fui el sexto de siete, y un niño distraído, más bien introvertido, despistado, estudioso… Tuve unos padres que nos querían mucho; mi padre también era psiquiatra -uno de los primeros que estudió en Alemania- y mi madre, una mujer de gran categoría: sabía francés y alemán bien, insólito para su tiempo. Enrique Rojas

-Está casado con una hija de Fabián Estapé, también economista, ¿en su casa hablan más de economía o de psicología?

-De las dos. Estoy casado con Isabel Estapé, que es agente de Bolsa y, ahora, notario de Madrid. Estoy casado con una fuera de serie. Tengo una mujer que es demasiado para mí; yo quería una cosa más normal y me he llevado un trofeo. Enrique Rojas

-Es de esperar que hablen de cotizaciones en la mesa.

-Hablamos mucho de cómo va la Bolsa, de cómo va la economía, de la prima de riesgo; hablamos de psicología, de nuestra personalidad y, con frecuencia, mis hijas -tengo cinco hijos- me dicen ‘papá, de qué tema hablamos hoy?’. Porque me gusta tocar muchos temas, desde lo que está pasando en China o en Corea del Norte a la última película que hemos visto, el libro que estamos leyendo… Enrique Rojas

-Sus cuatro hijas son mayores.

-Tienen entre 28 y 21 años. Enrique Rojas

-Tuvo un hijo, también.

-Mi hijo Enrique, el del medio, que se cayó en la piscina de casa y se fue al cielo con dos años. Enrique Rojas

-¡Qué terrible trance!

-La gran tristeza de nuestra vida. Enrique Rojas

-¿Se recupera uno de algo así?

-Sí. Si tienes -como es nuestro caso- un sentido trascendente o espiritual de la vida, le das la vuelta al argumento: ‘Dios no manda cosas malas, sino Dios permite que las cosas sucedan’. Enrique Rojas

-¿Pertenecen al Opus Dei?

-Sí. La visión espiritual es la carta escondida en la bocamanga que te hace entender la realidad incluso cuando te es muy adversa. Enrique Rojas

-Teoriza sobre la autoestima, ¿cómo anda usted de eso?

-Tengo una autoestima adecuada, la razonable, porque a estas alturas conozco mejor mis limitaciones que mis posibilidades. No me embarco en empresas que no puedo llevar adelante, toco las teclas que toco: mis pacientes y mi campo universitario, mis libros y mis conferencias. Enrique Rojas

-Eso es mucho, tiene consulta, no para de publicar libros y artículos y, además, da clases.

-Sí, soy catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica en el centro universitario Villanueva. Enrique Rojas

-¿Es adicto al trabajo?

-Cuando eres muy ordenado el tiempo se multiplica. Soy muy trabajador pero no adicto, sé cortar y disfrutar de la vida. Enrique Rojas

-Un orden patológico, dicen.

-Tengo un orden formal -cada cosa en su sitio- y otro dinámico: si voy a Buenos Aires, llevo programado todo lo que voy a hacer. O a Miami, donde acabo de dar a mujeres siete consejos para vivir en pareja. Enrique Rojas

 

 

Enrique Rojas

Enrique Rojas

¿Qué diferencia hay entre ser listo y ser inteligente? ¿Cómo se consigue elevar nuestro intelecto? El psiquiatra Enrique Rojas ha contestado a estas preguntas a través de su nuevo libro Cinco consejos para potenciar la inteligencia, en el que recorre una serie de pilares cruciales para conseguirlo. En Hoy por hoy con Gemma Nierga nos ha tratado de abrir el camino para lograrlo. Enrique Rojas

En sus páginas expone que la inteligencia tiene diferentes ramas o que podríamos decir que existen varias inteligencias. Enrique Rojas

El psiquiatra explica que para para lograr cultivarla hay dos tipos que son imprescindibles en las que se debe hacer hincapié: la emocional, y la auxiliar. “Ambas elevan la inteligencia básica de cada uno a un nivel superior”, explicaba. Enrique Rojas

Como punto de partida, Rojas explica que cada persona cuenta con una inteligencia básica, lo que hemos heredado de nuestros progenitores. “La inteligencia es un edificio con dos plantas: en la primera está el orden la constancia y la motivación, en el de arriba está la lógica y la escalera que los une, es la voluntad”, explicaba. Enrique Rojas

Enrique Rojas

El primer pilar para trabajar la inteligencia es el orden, es decir, saber jerarquizar los grandes temas de nuestra vida: amor, trabajo, cultura y amistad. “No hay felicidad sin amor, es el primer argumento de nuestra vida”, explicaba. Para alcanzar la felicidad Rojas destacaba que debemos administrar de forma inteligente el deseo: “Ser feliz consiste en saber decir que no a ambiciones excesivas en nosotros”, mencionaba. Enrique Rojas

Otro de los pilares que es imprescindible es la voluntad: “Es la capacidad para aplazar la recompensa, el arte de esperar”, definía. Enrique Rojas

Una “joya de la conducta” que consigue abrir nuestra mente. Esta característica es algo que se debe ejercitar, ya que no se nace con ello. Enrique Rojas

La motivación es otra de estas claves para elevar nuestro intelecto. Hay varios tipos: física, psicológica, social y cultural. Pero ¿qué ocurre si estuviéramos incompletos de estas cualidades? “Hay que formarse”, destacaba el psiquiatra. “La felicidad consiste en estar contento con uno mismo al comprobar que hay buena relación entre lo que uno ha deseado y lo que uno ha conseguido” y “al comprobar que uno ha hecho el mayor bien posible y el menor mal consciente”, concluía. Enrique Rojas

Enrique Rojas

¿Qué diferencia hay entre ser listo y ser inteligente? ¿Cómo se consigue elevar nuestro intelecto? El psiquiatra Enrique Rojas ha contestado a estas preguntas a través de su nuevo libro Cinco consejos para potenciar la inteligencia, en el que recorre una serie de pilares cruciales para conseguirlo. En Hoy por hoy con Gemma Nierga nos ha tratado de abrir el camino para lograrlo. Enrique Rojas

En sus páginas expone que la inteligencia tiene diferentes ramas o que podríamos decir que existen varias inteligencias. Enrique Rojas

El psiquiatra explica que para para lograr cultivarla hay dos tipos que son imprescindibles en las que se debe hacer hincapié: la emocional, y la auxiliar. “Ambas elevan la inteligencia básica de cada uno a un nivel superior”, explicaba. Enrique Rojas

Como punto de partida, Rojas explica que cada persona cuenta con una inteligencia básica, lo que hemos heredado de nuestros progenitores. “La inteligencia es un edificio con dos plantas: en la primera está el orden la constancia y la motivación, en el de arriba está la lógica y la escalera que los une, es la voluntad”, explicaba. Enrique Rojas

Enrique Rojas

El primer pilar para trabajar la inteligencia es el orden, es decir, saber jerarquizar los grandes temas de nuestra vida: amor, trabajo, cultura y amistad. “No hay felicidad sin amor, es el primer argumento de nuestra vida”, explicaba. Para alcanzar la felicidad Rojas destacaba que debemos administrar de forma inteligente el deseo: “Ser feliz consiste en saber decir que no a ambiciones excesivas en nosotros”, mencionaba. Enrique Rojas

Otro de los pilares que es imprescindible es la voluntad: “Es la capacidad para aplazar la recompensa, el arte de esperar”, definía. Enrique Rojas

Una “joya de la conducta” que consigue abrir nuestra mente. Esta característica es algo que se debe ejercitar, ya que no se nace con ello. Enrique Rojas

La motivación es otra de estas claves para elevar nuestro intelecto. Hay varios tipos: física, psicológica, social y cultural. Pero ¿qué ocurre si estuviéramos incompletos de estas cualidades? “Hay que formarse”, destacaba el psiquiatra. “La felicidad consiste en estar contento con uno mismo al comprobar que hay buena relación entre lo que uno ha deseado y lo que uno ha conseguido” y “al comprobar que uno ha hecho el mayor bien posible y el menor mal consciente”, concluía. Enrique Rojas

Enrique Rojas

¿Qué diferencia hay entre ser listo y ser inteligente? ¿Cómo se consigue elevar nuestro intelecto? El psiquiatra Enrique Rojas ha contestado a estas preguntas a través de su nuevo libro Cinco consejos para potenciar la inteligencia, en el que recorre una serie de pilares cruciales para conseguirlo. En Hoy por hoy con Gemma Nierga nos ha tratado de abrir el camino para lograrlo. Enrique Rojas

En sus páginas expone que la inteligencia tiene diferentes ramas o que podríamos decir que existen varias inteligencias. Enrique Rojas

El psiquiatra explica que para para lograr cultivarla hay dos tipos que son imprescindibles en las que se debe hacer hincapié: la emocional, y la auxiliar. “Ambas elevan la inteligencia básica de cada uno a un nivel superior”, explicaba. Enrique Rojas

Como punto de partida, Rojas explica que cada persona cuenta con una inteligencia básica, lo que hemos heredado de nuestros progenitores. “La inteligencia es un edificio con dos plantas: en la primera está el orden la constancia y la motivación, en el de arriba está la lógica y la escalera que los une, es la voluntad”, explicaba. Enrique Rojas

Enrique Rojas

El primer pilar para trabajar la inteligencia es el orden, es decir, saber jerarquizar los grandes temas de nuestra vida: amor, trabajo, cultura y amistad. “No hay felicidad sin amor, es el primer argumento de nuestra vida”, explicaba. Para alcanzar la felicidad Rojas destacaba que debemos administrar de forma inteligente el deseo: “Ser feliz consiste en saber decir que no a ambiciones excesivas en nosotros”, mencionaba. Enrique Rojas

Otro de los pilares que es imprescindible es la voluntad: “Es la capacidad para aplazar la recompensa, el arte de esperar”, definía. Enrique Rojas

Una “joya de la conducta” que consigue abrir nuestra mente. Esta característica es algo que se debe ejercitar, ya que no se nace con ello. Enrique Rojas